bitacorAfricana. Viaje al continente negro

El 11 de noviembre nos embarcamos en un viaje de casi siete meses que nos llevará desde Marruecos a Sudáfrica. Hemos pensado este espacio para compartir los preparativos y experiencias de nuestra particular travesia africana. Nos encantaría recibir consejos, comentarios, relatos de otros viajeros, etc. Para escribir en este blog sólo hay que hacer click en "comments".También podés escribirnos a bitacorafricana@yahoo.es

lunes, mayo 15, 2006

Sudafrica, 11 a~os despues

Cruzamos a Sudafrica por el Rio Orange, a tracez de ca~ones y monta~as de piedra rojiza. El rio es similar a los grandes rios africanos que venimos viendo: ancho, lento y marron.
Un par de dias despues vimos, imponente, la "Monta~a Mesa". La ruta que nos llevo hasta Ciudad del Cabo es mas parecida a Europa que a cualquier lugar de Africa.
A medida que nos acercamos al puerto, trato de recordar imagenes, lugares, sensaciones, pero hay mucho en la ciudad que me es nuevo. Es increible como, con el tiempo, la memoria nos simplifica cientos de ligares en una sola imagen, miles de momentos en una sola sensacion. Ese pais de nombre extra~o lo reducimos a una monta~a inaccesible o al recuerdo de una lluvia tropical. De aquella ciudad que tanto nos gusto nos quedan postales mentales de alguna plaza por la tarde, o de algun boulevard desierto. Del pueblito que una vez visitamos sin querer nos queda el sonido del arroyo que lo cruza, o las voces delos vecinos en alguna esquina.
En mi caso, Ciudad del Cabo estaba reducida a la imagen de una meseta perfrecta que dominaba un puerto lleno de tursitas y una ciudad plagada de edificios de cristal, de dos oceanos encontrandose en el punto mas austral de Africa, y de momentos extraordinarios con el turco (en aquel momento Pablo, o "Huan" para los ingleses), Mariel, la Caipira, Daniela, Walter y varios mas venidos de todo el mundo para hacer un intercambio por Rotary. Tambien recuerdo un mediodia en el Waterfront, comiendo pollo picante con mi viejo y mis hermanos.
La verdad es que mi corazon siempre estuvo en la otra punta de Sudafrica, en Durban. Mis "postales mentales" de Durban siempre fueron mas coloridas, por decirlo de alguna forma.
Sin embargo esta vez Ciudad del Cabo me sorprendio. Quiza por haber tenido mas tiempo, quiza por volver a verla con mas a~os encima, seguramente por haberla visitado con mi Laura, que me ense~a a descubrir colores nuevos en cada arcoiris.
Asi, 11 a~oa despues, sin DeKlerk y sin Mandela, sin Apartheid pero reservandose el "derecho de admision", nos interbnamos en Cape Town, caminamos por la costa hacia el puerto, tomamos cafe frente al ferry que lleva, ya no presos politicos sino turistas, a la isla carcelarias de Robben Island, subimos por los parques de Company hacia el museo, y nos perdemos por los puestos de artesanias de Green Market y las librerias de Long Street.
Hay veces en que es lindo equivocarse.
Ciudad del Cabo es una de las ciudades mas bellas del mundo.
Hoy, mientras dejamos la ciudad y la Monta~a Mesa se hace cada vez mas peque~a a nuestras espaldas, trato de recordarlo todo: aquel intercambio del 93, el turco fumando frente a los 2 oceanos, mi viejo con la cara roja por el picante del pollo... y al album de mis recuerdos le sumo la postal mas hermosa: Laura tomando un cafe en un bar del Waterfront, de fondo, la monta~a.

4 Comments:

  • At 3:22 p. m., Blogger Su said…

    Hola guapos! Soy Su, aunque hace mucho tiempo que no hablamos, estoy siguiendo vuestro maravilloso viaje a través del blog, sintiendo vuestras emociones y a la vez una gran envidia. Sabéis que comparto vuestra pasión por el continente y aunque aún no he podido pisar sus tierras ni sentir sus olores y colores, espero hacerlo pronto. Mientras, me conformo con hacerlo a través de vuestra aventura
    Sé que os queda poco, así que os dejo mi poema favorito del gran Senghor para que os acompañe en el regreso. Un besazo. Su
    Mujer negra de Senghor

    ¡Mujer desnuda, mujer negra

    vestida de tu color que es vida,

    de tu forma que es belleza!

    He crecido a tu sombra;

    la suavidad de tus manos vendaba mis ojos.

    Y en pleno verano y en pleno mediodía, te descubro,

    Tierra prometida desde la alta cima de un puerto calcinado,

    tu belleza me fulmina en pleno corazón,

    como el relámpago del águila.

    Mujer desnuda, mujer oscura,

    fruto maduro de carne tersa,

    sombrío éxtasis del vino negro,

    boca que haces lírica mi boca,

    sabana de horizontes puros, sabana estremecida

    bajo caricias ardientes del viento del Este.

    También esculpido, tamtam terso

    que ruges bajo los dedos del vencedor.

    Tu voz grave de contralto

    es el canto espiritual de la Amada

     
  • At 9:24 a. m., Anonymous el turco said…

    Me has hecho llorar negro. Te quiero mucho.

     
  • At 5:12 a. m., Anonymous Anónimo said…

    Nene!!! La verdad es que es muy lindo lo que escribís...es cierto que la enana es capaz de hacer cambiar la opinión a cualquiera sobre cualquier cuestión!, pero me da mucha alegría que el amor le pueda hacer a uno descubrir en un mismo sitio algo que se escapó antes y resignificarlo para encontrar ahí algo nuevo y singular. Los Quiero Mucho, Sole.

     
  • At 4:55 p. m., Anonymous Desde Nueva Orleans said…

    Bravo! no solo me emociana lo que escriben sino que me transportan a este continente que por aún me falta conocer, mientras tanto hoy me conformo con leer,
    celebro vuetros espiritu que hoy empiezo a conocer.

     

Publicar un comentario

<< Home